lunes, 4 de marzo de 2013

La llamada de Joseph



Cerraba la puerta de mi casa cuando sonó el móvil. Pensé que de nuevo sería mi jefe o cualquier compañero del trabajo pero no, cuando conseguí encontrar el móvil en el bolso vi la foto de Joseph. De nuevo Joseph. Pensé que no me volvería a llamar y siendo sinceros tampoco quería, Mis Besos Eran Tan Solo De Una Noche, y así se lo había dejado caer la primera y última vez que nos sumergimos en aquel baño de sábanas que era su cama. No era un chico normal como solía encontrarme cada vez que salía. Aquellos rizos me volvía JODIDAMENTE loca y sus labios, pequeños y discretos de día y rojos y húmedos de noche era el éxtasis para mis boca. Los ojos azules con aquella piel blanca y aquella sonrisa bobalicona hacía de Joseph un chico muy apto para regalarle mis abrazos durante unas horas.  Y encima era alto, muy alto, aún recuerdo aquella vez, La Noche.
Su camisa turquesa, de cuadros, con rayas de color marrón claro. La camisa permanecía desabrochada por arriba en tres botones, dejando intuir en paraíso que se escondía en aquel pecho. Si bien era delgado también estaba marcado, muy marcado, aquellos brazos fuertes lo demostraban.
Joseph era David de Miguel Ángel, el que me pintó una noche de verano, desnuda, como si fuera Rose De Witt Bukater, la chica de Titanic con su particular DiCaprio. Pintó mi cuerpo con un solo pincel, el de su lengua.

Joseph: Qué rápido te olvidas de mí
Yo: Hola
Joseph: Me gustaría volver a verte, una  noche más
Yo: ¿Por qué?
Joseph: porque tengo mucho más que mostrarte
Yo: ¿El qué?
Joseph: Sabes lo bien que lo pasamos la última vez. Me encantó cuando llegamos a tu casa y quisiste ir al salón. Y que bien me desabrochaste el pantalón.  Entonces me di cuenta que me lo iba a pasar muy bien contigo. Y no me equivoqué.
Yo: Tu también te sabías mover muy bien y la verdad, ganas mucho más sin camisa
Joseph ¿Y eso?
Yo: me encantó verte sin camisa, no sabía que estuvieras tan fuerte al menos físicamente. Tu espalda…¡Dios! ¡Qué grande! Me supiste tratar bien
Joseph: eres una rebelde. Por eso te tuve que atar, dar la vuelta y hacerte callar, suavemente, mientras besaba tu cuello, mientras bajaba poco a poco. Soy el Rey de los Besos.
Yo: El Rey de los Besos…
Joseph: Y también de aquella noche, me gustan que sean rebeldes, así solo actuó yo, tu callada, te portaste bien al final. Callada. En silencio. Aunque te esforzabas por expulsar aquel mangar que sentías. Te portaste bien. Y ahora quiero repetir, pero esta vez no en el salón. En mi casa. En mi cama. Yo me quito mi chaqueta. Mis pantalones. Mi corbata y mis gemelos. Mi colgante. Me quedo completamente desnudo. Con mi torso al descubierto. Para que te acerques y puedas besarlo. Pasar tu lengua por toda mi piel mientras yo preparo la gran actuación. La que no olvidemos nunca. Te tumbarás en mi cama. Te volverás a callar. Y sentirás como cae sobre tu espalda el peso de mi cuerpo. Lo sentirás, piel con piel. Sentirás latir mi corazón. Me sentirás más dentro que nunca.
Yo: Habrá que probarlo
No pudo ser. Era incapaz de decir que no. Necesitaba saber cómo era sentirlo de nuevo. Lo necesita detrás de mí, susurrándome al oído sus suspiros, mientras su torso se posa detrás de mi espalda y su lengua recorre mi cuello. Necesitaba sentir de nuevo aquel hombre en mi cuerpo. Quitarle la camisa, poco a poco, hasta que una fina capa de piel se divisará tras la camisa. Necesitaba quitarle la chaqueta, desabrocharle completamente. Prepararlo como si fuera un Dios Griego e invitar a las noche a entrar entre las paredes que nos rodeasen.
Joseph me volverás a alzar entre tus piernas y con tu fuerza bailaré Toda La Noche Sin Parar.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

me encantaaaaa

Anónimo dijo...

Ufff, QUIERO UN JOSEPH EN MI VIDA YAAAAAAAA!!!!! ojalá tuviera yo más frecuentemente esas conversaciones con mi Toniiiii!!!! me vuelve loca Joseph!!!! pero no dejaría la conversacion en una simple llamada la verda, iría corriendo a su casa, a hacerle todo lo que me pidaaaaa!

Anónimo dijo...

jajajaja me encanta, es super originaaaal!!!! jajjaja

Anónimo dijo...

I LOVE JOSEPH (LLLLLLLL)

Anónimo dijo...

como se llama el libro?

Jessica M. Maddisson dijo...

Por ahora es un blog querida amiga y lectora, pero muchas gracias por esa pregunta, me alegra que pienses que mi escrito es de libro. Espero verte frecuentemente por aquí, confío en que seremos grandes amigas. Un abrazo muy fuerte J.M. Maddisson

Anónimo dijo...

Me gusto mucho la verdad, pense que era un libro, una pena, me he leido la trilogia de 50 sombras y el libro de pideme lo que quieras, y esperando pos el segundo libro estoy, mientras me gustaria que me dijeran algun libro parecido

Jessica M. Maddisson dijo...

Amiga, en breve publicaré un artículo con el ranking de los libros más vendidos de temática erótica :)

wakuwaku dijo...

Donde estan los capitulos anteriores???? Me he perdido muchos?

Jessica M. Maddisson dijo...

Querida amiga,

en la columna de la derecha aparece el módulo 'Novela' y ahí encontrarás las tres partes que se han publicado por el momento. Acabo de publicar ahora mismo la tercera parte (Cris, mi amiga, y mil segundos de pasión).

También en la opción de categorías, aparecen otros relatos (no referentes a la novela)

Un abrazo, J.M. Maddisson

Publicar un comentario