miércoles, 7 de agosto de 2013

Pídeme lo que quieras o déjame, la reseña

Megan ha vuelto y con fuerza. Dijo hace unos meses que esta trilogía era "mucho más fuerte que Cincuenta Sombras de Grey". Ahora yo le digo: cierto, lo es. ¿Pero qué pasa cuando las novelas se alargan? Pues que acaban cansando. Solo tienen éxito si el autor es consciente de que para ello la trama debe abrirse, que debemos conocer más en profundidad a los protagonistas, que deben entrar otros; en definitiva, la historia tiene que evolucionar. Y sí, en Pídeme lo que quieras o déjame la trama evoluciona y Megan Maxwell sale bien parada como escritora en esta tercera parte. 

Lo que más me llamaba la atención era el qué pasará, ya que como sabéis la segunda parte terminaba con un final bien cerrado entre los protagonistas (Eric y Judith). Y entonces me preguntaba qué necesidad había de una tercera parte. Es entonces cuando entran en acción la gran capacidad que tiene la autora por dar buenos giros en la trama y sorprender a los lectores. 

Y sí chicas, no hay de que preocuparse. SEXO HAY PARA DAR Y REGALAR en esta tercera parte.  

Principalmente me gustaría resaltar varios aspectos de la novela: 

- Fácil de leer, muy ameno.

- Los personajes vuelven a ser auténticos y las tramas más aún. 

- Nos sumergimos en la novela sin apenas darnos cuenta, nos atrapa y no somos conscientes de ellos hasta que cerramos el libro y llegamos al final. 

- 60% de novedad en esta tercera parte, fuera escenas manidas y repetitivas. 

- 40% de amor y el resto de sexo. 

- Si has leído la primera y segunda parte tienes que leer la tercera, sino no sabrás nada de esta historia. 

Sin duda, comenzaba la lectura de esta tercera parte creyendo que no me iba a gustar y que de nuevo iba a ser todo igual pero lejos de la realidad. Megan se ha vuelto a superar. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada