jueves, 25 de julio de 2013

Rosetta Forner: "Ser feliz es más fácil de lo que nos han hecho creer"


La escritora Rosetta Forner vuelve a la carga con un libro que no dejará indiferente a nadie. Habla de las mujeres, y también de los hombres. Y lo que más le importa es el amor y las relaciones. Gracias a esta entrevista que nos concede para hablar de su última obra ‘El príncipe azul que dio calabazas a la princesa que creía en cuentos de hadas’ conocemos datos bastantes llamativos. Una entrevista divertida y profunda, que os recomiendo leer.

  
- Le habrán dicho en más de una ocasión que ¡vaya título que ha escogido para su libro! ¿no?

Los que no me conocen, suelen hacer la broma de que he escrito medio libro en el título. Los que ya me conocen suelen decir que por mis títulos me conocen, o que estos son muy creativos, inspiradores, y ‘rosettianos’.

-  En esta nueva obra usted dice que el “comieron perdices y fueron felices” no existe ¿cómo es posible eso?

Donde no hay amor no hay relación sino una ‘fecha de caducidad’. Muchas personas son ‘medias naranjas’, o sea personas inmaduras e incompletas, por eso sólo pueden formar parejas incompletas donde el ‘hambre emocional’ acaba por fagocitar a la pareja o desparejarla. Sólo existe ese final para los que se curran una relación basada en el amor y en el respeto. Las relaciones, como las plantas, hay que abonarlas, regarlas, mimarlas…


- Eduardo Punset decía en su libro ‘El viaje al amor’ que éste puede llegar a durar como máximo siete años… ¿Puede existir el amor para toda la vida?

Dado que él no está en posesión de la verdad, ni tampoco yo, cada uno puede tener su ‘hipótesis’ o ‘teoría’. Supongo que él habrá basado su ‘teoría’ en la tan famoso ‘crisis de los siete años’, esa que suele usarse para disimular que la pareja se creó en base a muchas y variadas variables pero no el ‘amor’. Basado en mi personal praxis, opino que hay mucha ‘pyme emocional’, o sea, personas que se juntan para comprar un piso, coche, viajar con alguien,  o incluso tener niños.

- ¿Pero puede durar toda la vida el amor?

Obviamente, el verdadero amor puede durar toda la vida, y de hecho dura. Todo lo perecedero es cualquier cosa menos amor. Puede ser ansiedad, o el producto resultante de una sociedad sumamente superficial que quiere individuos superficiales a los que ‘venderles motos’ sin que estos se enteren y encima aplaudan.

- ¿Cree que uno puede ser toda su vida un príncipe azul, o como dice usted, éste al final destiñe?

El príncipe azul no es una maravilla ni lo deseable sino un hombre que se ha creído los falsos cuentos de hadas, esos que nos hablan de que un hombre ha de ‘rescatar’ a una mujer y hacer sus sueños realidad. De hecho, este argumento lo usan muchos hombres para seducir damiselas (mujeres inmaduras que no quieren asumir la responsabilidad de sus vidas). Si la mujer estuviese de verdad liberada no perdería la dignidad ni se humillaría en una relación con un hombre que la usa sólo para alimentar su ‘ego masculino’. En lugar de eso, le vería inmediatamente el ‘desteñido’ y saldría corriendo.

 - ¿Las películas románticas con finales felices (que aún abundan en la cartelera y en las librerías) nos hacen daño?

A las pruebas me remito: separaciones, divorcios, depresiones sentimentales… Los americanos suplen sus carencias y disfuncionalidades en la ficción. Lo malo es que la gente no lo distingue, no ha aprendido a diferenciarlo. El verdadero romanticismo no tiene nada que ver con una cena con velas, o un anillo de diamantes, o puestas de sol. A los americanos les encanta hacer películas sobre el cómo les gustaría que fuesen las cosas, no sobre cómo son en verdad. La realidad carece de un guionista que soluciona las cosas a conveniencia. La realidad impone su guión, y nosotros hemos de aprender a manejarnos con las frustración, y pobre del que lo no haga.


-  No me imagino mi vida sin mi marido Jane, aun así, dice que para ser feliz no hace falta tener pareja, en parte, creo que tiene toda la razón pero… ¿Cree que se puede vivir sin el amor de una pareja?

No podemos vivir sin amor, que es diferente. Si tú has decidido que ‘no puedes vivir sin tu marido’, así es para ti. Y, si lo perdieses tu mundo se vendría abajo…  Pero, tendría remedio si tu reencuadrases la situación y aprendieses a ser lo más importante del mundo para ti. Ten en cuenta que canciones y películas nos han convencido de que ‘no podemos vivir sin la otra persona’, cuando eso es fomentar la baja autoestima, porque una persona que se ama a sí misma, le dolerá perder a su pareja pero no se hundirá en la depresión porque sabrá que puede contar consigo misma.

- “Los hombres son inmaduros”, dice usted, y yo le pregunto ¿todos lo son?

Yo digo en el libro que muchas mujeres les acusan de serlo. Y, que los hay, es cierto, al igual que hay mujeres inmaduras. De hecho, me encuentro todos los días con muchas, que además acusicas, es decir, usan su inmadurez para acusar a los hombres de algo que ellas carecen (hacen proyecciones).


- Por último, se acerca el verano, habrá muchas mujeres, como hombres, solteros y desesperados no solo por ‘mojar’ sino también por encontrar el amor de su vida, a todos ellos ¿qué les diría? 

- La desesperación no atrae nada bueno o conveniente. Para hallar el amor, siempre es buena temporada. Eso sí, si lo único que uno quiere es ‘mojar’ eufemísticamente, eso es lo que encontrará: desesperación donde remojar su socavón emocional. No se encuentran diamantes en la basura… No es lo habitual. Así, que les diría que disfruten de la vida como cada uno la entienda, y que se dejen de cuentos. Ser feliz es más fácil de lo que nos han hecho creer: con o sin pareja que cada uno se convenza de lo siguiente: ‘Soy lo mejor que me ha podido pasar’. Lema del verano para aprender a ver’La Vida en Rosetta’ (mi escuela de emociones on line).


2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Espero leer el libro por aquí.

Saludos.

LY SAN dijo...

BE HAPPY..¡¡

Publicar un comentario en la entrada